I remember once Warren telling me,

Photo courtesy of Kirk Fisher/ Shutterstock.com

after I told him I didn’t know why the person did what they did. He said, “who cares why they did it, you got what you wanted.”

Dear, I couldn’t have gotten my wish any faster. I am glad you’re out there enjoying yourself.

How to Travel Solo on Cruise Lines

Norwegian Cruise Lines was one of the first major cruise lines to accommodate solo travelers. With the launch of its ship the Norwegian Epic, the company began offering solo studio cabins (equipped with queen-size beds) and a solo-only lounge, which gives you a quiet place to hang out and makes it easier to meet other solo travelers.

This experiment by Norwegian Cruise Lines went so well, that the solo studios are the first rooms to sell out on every itinerary. Norwegian has responded by adding solo traveler accommodations to all new ships since then and began retrofitting existing ships with similar setups.

Other cruise lines have followed suit, and solo traveler cabins are now available on many different cruise lines including Royal Caribbean, Holland America, Celebrity, Cunard Line, Costa Cruises, Fred. Olsen Cruise Lines, P&O Cruises, and many others. https://millionmilesecrets.com/

Autor/Edición; Eugenio Zorrilla.

Aki Sasamoto: An Artist Walks into a Bar | Art21 “New York Close Up”

What happens when an artist gives up control?

Mirroring its subject’s own playful and absurdist sensibility, this portrait of sculptor and performance artist Aki Sasamoto is a fluid hybrid of fiction and documentary—at once a magical realist world of spinning objects and a psychological exploration of fundamental questions about artistic creativity.

Drinking and bar culture has long served as a source of inspiration for the artist. With a real-world Brooklyn bar as the main stage for her deadpan performance style, a bartender acts as a sympathetic ear for Sasamoto’s ruminations on past projects and recent motherhood. Embellished by CGI-style effects, the artist toggles between impromptu conversations and scripted performances, blurring the line between observable fact and subjective vision.

From firing whiskey glasses at Urban Glass in Brooklyn to installing her exhibition, “Past in a future tense,” at Bortolami Gallery in Manhattan, Sasamoto grapples with the tension between control and chaos—between her mastery over materials and their own will. “Whatever I thought I had control over, whatever I thought I was,” explains Sasamoto, “will change in front of me and that to me is exciting, in life and in sculpture.”

Aki Sasamoto (b. 1980, Kanagawa, Japan) lives and works in New York. Learn more about the artist at: art21.org/artist/aki-sasamoto/

Tocando timbres.

Para que Emilia sepa cómo estamos.

Mi abuela, que no era mujer y vieja de balde, me dijo una vez:

-M’hija, si usted supiera que la felicidad vive en una de las casas del pueblo, pero no supiera en cuál, ¿qué haría?

Yo habré tenido diecisiete y me acuerdo que me quedé pensando un rato largo. Cuando abrí la boca para responder, ella me ganó de mano. Era ansiosa Emilia.

-Iría a tocar timbre casa por casa, hasta encontrarla, ¿o no?

-Mhm, y sí-, respondí y se me escapó una carcajada. Siempre me habían parecido fabulosas las cosas con las que me salía la vieja. Le palmeé el brazo y le dije tomá el café, abuela. Después le sonreí un ¿querés un pan con manteca? y comencé a preparárselo antes de que respondiera.

-Y dígame una cosa, m’hija, ¿hace cuánto que está tocando timbre en la misma casa y no la atienden?

Me acuerdo que después de eso, hizo silencio y siguió tomando el café con leche y fue como si todos los vecinos del monoblock se hubiesen tomado el café con leche al mismo tiempo, porque no escuché más nada, como si se hubiera apagado el barrio.

Emilia sabía que yo no quería ser maestra y que no tenía idea de cómo decírselo sin que el corazón se le extinguiera un poco. También sabía que ella no había querido ser muchas cosas cuando tenía mi edad y eso la había llevado lejos de su casa, por eso me dejó ir. Y como ambas odiábamos las despedidas, esa fue la última vez que nos vimos.

Hoy pensé en escribirle una carta para contarle cómo estábamos porque anduve vendiendo las enciclopedias por el Santa Rita hasta tarde.

Quería contarle que hoy, Andrea cumple quince y que Julio fue a ver si don Acosta quería que le corte el pasto, como para juntar algo, como para hacerle una tortita, por lo menos. Para salir del paso, como dice él.

Le hubiese escrito sobre el atardecer en el Santa Rita. Las casitas, que son todas verdes, se van encendiendo de a una, como las luciérnagas entre los yuyos. Yo iba por las vereditas, volviendo de no vender nada, pensando en que ni para la torta le había podido juntar a la gorda y en que ojalá don Acosta haya necesitado que Julio le cortara el pasto.

Me mordía los labios para no llorar, no pude ni decirle buenas noches al chofer del colectivo. Le puse las monedas en la mano y fui a sentarme en el último asiento, apretando el boleto con la misma rabia que sentí cuando el padre de dos nenas que me habían abierto la puerta me dijo que me compraba un librito si le chupaba la pija. Su mujer estaba ahí y no dijo nada, pero me miró y con los ojos me dijo que me escape.

Te juro que toqué todos los timbres, Emilia, pero la felicidad no estaba en ninguna casa. Yo no sé (y quisiera que me cuentes) qué te imaginaste cuando pensaste en la felicidad, la tarde que nos vimos por última vez. Para mí, en este momento, la felicidad tiene forma de una torta de cumpleaños que no pude comprar.

El colectivo me dejó a seis cuadras, pero a esta hora las cuadras son kilométricos corredores oscuros de este lado de la ciudad. Lo único que quiero es llegar a casa, prepararme un mate y ponerme el vestido más lindo que tengo para que la nena no se olvide que hoy es su cumpleaños, aunque no haya torta.

Entré y vi a Julio sentado en el sillón con Andrea y Lucas, esperándome a mí, que no sabía dónde poner mis manos que no traían nada.

Los nenes hicieron la cena, me dijo él, mientras tus nietos me besaban. A Andrea la abracé un poco más y cuando ellos se fueron para la cocina, con Julio nos miramos. Él también tenía ganas de llorar. No estaba don Acosta, me dijo como pudo, y puso los ojos en la tele.

Me maquillé y me puse un vestido que era de mamá y lo mandé a Julio a peinarse y prendí velas y lucecitas de Navidad. A los chicos les encantó y enseguida nos acordamos de la Navidad que te quedaste encerrada en el baño de atrás como una hora y nadie se animaba a ir a golpear la puerta porque pensamos que te había caído mal el vitel toné. Nos cagamos de risa, Emilia. Tu nieta es una guacha, se puso a imitarte cuando saliste re caliente, ¿te acordás? Nos empezaste a echar a todos y el Agustín, que estaba re mamado, te abrazaba y te decía ¡perdón, abuela, mirá si te nos ibas! Julio se quedó sin aire de tanto reírse. Después, Lucas se acordó de cuando lo agarraste tirando huevos por el balcón para ver si salía un pollito y le dijiste que aparte de castigarlo por romper los huevos, lo castigabas por boludo, porque si llegaba a salir un pollito se iba a hacer sorete contra el suelo. Aproveché tanta carcajada para soltar todas las lágrimas.

Hoy me hiciste falta, Emilia.

Cuando nos terminamos los fideos al pesto que hicieron los chicos, brindamos por Andrea y también brindamos por vos y después yo pedí perdón, porque ni para la torta había conseguido. Entonces, Andrea apagó las luces y salió corriendo para la cocina. ¡Casi me infarto de la risa, Emilia! Volvió cantando el feliz cumpleaños, sosteniendo un racimo de bananas con las manos en bandeja, ¡y encima de las bananas había clavado una velita! Los varones cantaron con ella, pero yo no pude, porque no podía parar de reírme. Me levanté y la llené de besos y lágrimas y la abracé fuerte, muy fuerte. La abracé por las dos.

Ella pidió tres deseos, apagó la vela y nos dio una banana a cada uno. Te juro que ninguna torta podía ser más rica que esa banana, Emilia. La puta que hoy me hiciste falta, che. Hoy me hubiese encantado hacerte un café con leche. Hoy me hubiese gustado poder contarte que por fin encontré la casa donde vive la felicidad y que no tengo que tocar el timbre para que me abra la puerta..

Juan Solá. Epicaurbana.

tan despacito….. Ma Teresa MdeZ.

Dejó de dolerme tan despacio…
también la angustia se alejó.
Solo recordando cada momento
Me di cuenta que algo faltó
 
Cuando ya no estaba,
como el vestido que tanto duró,
cuando en la noche me lo quitaba
para guardarlo en su cajón.
 
Pero el dolor, eso se quedó
como alfileres y agujas
que no tiene fin,
siempre clavadas en su cojín.
 
No era un consuelo,
parecía el faltar
de las cosas que duelen
parecía casi paz.